Saltar para: Posts [1], Pesquisa [2]

Artigos Meus

Artigos Meus

26
Mai24

La “democracia”, según la UE

José Pacheco

La Unión Europea presenta la elección de los eurodiputados y la designación del presidente de la Comisión Europea como muestras de su naturaleza democrática. Esos dos eventos son más bien actos de prestidigitación. En realidad, se realizan cuando lo importante ya se ha conversado en otros escenarios, fuera de la mirada de la opinión pública. Este montaje está concebido para hacer creer que el guion de la farsa, ya escrito de antemano, surge inesperadamente de la “voluntad popular”.

 
DEUTSCH ΕΛΛΗΝΙΚΆ ENGLISH FRANÇAIS ITALIANO NEDERLANDS NORSK PORTUGUÊS РУССКИЙ
 
 
 
El 15 de mayo, el primer ministro de Eslovaquia, Robert Fico, gravemente herido, es evacuado por sus guardaespaldas.

Mientras la Unión Europea se dispone a mutar para convertirse en un Estado único, su evolución política toma un rumbo autoritario.

LA ELECCIÓN DE LOS EURODIPUTADOS
YA ESTÁ ESCRITA

La elección de los eurodiputados que van a sentarse en el hemiciclo del Parlamento Europeo se vislumbra deliberadamente confusa. Todavía no hay partidos políticos de envergadura europea –aunque hace 50 años que se habla de eso y que su creación incluso se menciona en los Tratados. Sólo existen coaliciones europeas de partidos nacionales, que no es lo mismo. Esas coaliciones de partidos nacionales de diferentes países presentan cada una un Spitzenkandidat, o sea un líder o cabeza de lista que ni siquiera es miembro del Parlamento Europeo y que no figura en ninguna de las listas nacionales presentadas a los ’electores.

Cinco de esos “candidatos” a la presidencia de la Comisión Europea debatirán sobre los proyectos que aplicarían si llegaran a presidir la Comisión. Esos 5 Spitzenkandidat son:
• Walter Baier, de la Izquierda Europea;
• Sandro Gozi, de Renovar Europa Ahora;
• Ursula von der Leyen, del Partido Popular Europeo;
• Terry Reintke, de los Verdes Europeos;
• Nicolas Schmit, del Partido Socialista Europeo.

El grupo Identidad y Democracia no fue invitado a participar en ese show, ya que los 5 grupos que sí están invitados tienen una concepción sui generis de la democracia, consideran que Identidad y Democracia no juega el mismo juego que ellos y, por consiguiente, se niegan a debatir con esa sexta coalición.

El debate no se realizará en un estudio de televisión sino en el hemiciclo del Parlamente Europeo… pero los eurodiputados no estarán presentes –la presidente de la Eurocámara, Roberta Metsola, aprovechó el hecho que los eurodiputados estarán enfrascados en sus respectivas campañas electorales para poner el hemiciclo a la disposición de los productores de televisión… sin prevenir a los eurodiputados.

El debate se realizará en inglés, otra “sutileza” de la UE, a pesar de que ningún país miembro tiene el inglés como lengua oficial. En efecto, cada Estado miembro de la Unión Europea tiene derecho a exigir que todos los documentos oficiales se traduzcan en el idioma que ese Estado seleccione. La Unión Europea, con 27 Estados miembros, cuenta así 23 idiomas oficiales, o sea 552 combinaciones lingüísticas posibles a la hora de traducir los documentos y las intervenciones. Pero ningún Estado ha solicitado el inglés como lengua oficial. Por ejemplo, Malta tiene 2 lenguas oficiales –el inglés y el maltés– pero prefirió utilizar el maltés en Bruselas. A pesar de ello, el inglés se ha convertido de hecho en el 24º idioma oficial de la Unión Europea y el único utilizado en común. Pero pensar que eso tiene algo que ver con el hecho que la UE es en realidad un proyecto anglosajón sería pecar por exceso de suspicacia.

En todo caso, este extraño debate no es especialmente importante porque ya se sabe que el futuro presidente de la Comisión Europea, tampoco estará entre los participantes ya mencionados: el designado será probablemente el banquero Mario Draghi [1]. Es importante recordar que, en 2019, Ursula von der Leyen fue designada para convertirse en presidente de la Comisión Europea, sin haber participado en el debate.

Es muy importante entender lo siguiente: es verdad que Mario Draghi tiene 76 años, pero fue gobernador del Banco Central Europeo, y desde esa posición hizo todo lo posible para que el euro se convirtiera en algo irreversible. Mario Draghi logró, what ever it takes (en inglés en el texto), salvar el euro de la crisis de la deuda soberana de los años 2010. Draghi no ha resuelto ningún problema y ha profundizado el abismo que ya existía entre las economías de los diferentes Estados miembros de la UE. Desde el punto de vista de los Estados miembros Mario Draghi es un incapaz… pero, no lo es para los banqueros del mundo de los negocios –casta a la que Draghi siempre ha pertenecido–, no debemos olvidar que este personaje fue el número 2 de Goldman Sachs en Europa.

La confirmación de la investigación belga, alemana y europea por corrupción que pesa sobre Ursula von der Leyen yo no deja espacio para la duda [2]. Deshacerse de la señora von der Leyen se hace cada día más urgente. Al mismo tiempo, los eurodiputados sorprendidos “con las manos en la masa”, como la vicepresidente del Parlamento Europeo, Eva Kaili, han sido discretamente apartados del escenario. Hay que dar al público la impresión de que la administración de la UE es honesta y de que está al servicio de los «ciudadanos», aunque en realidad no hay un “pueblo europeo, ni tampoco “ciudadanos europeos”, lo que queda demostrado por la no existencia de “partidos europeos”.

LAS DECISIONES DE LA UE YA NO DEPENDEN DEL RESULTADO DE LAS ELECCIONES

La Unión Europea, una estructura política que va más allá del «mercado común» inicial, se halla ante varios desafíos exteriores:
 Ha firmado varios acuerdos de libre comercio con Estados o con bloques que no respetan sus reglas internas. El equilibro en la competencia, que se había establecido a través de un complejo sistema de subvenciones, ya no está garantizado dado el hecho que no existe un sistema financiero comparable a escala global [3].
 En vez de relacionar el hecho de comerciar con terceros con el respeto de sus reglas internas, la UE dice basarse en el respeto de los derechos humanos, pero 2 de sus socios comerciales tienen graves problemas en ese sentido, sin que la Unión Europea lo mencione.
• Hace 76 años que Israel no respeta ninguna de las resoluciones de la ONU sobre su conflicto con los palestinos y ahora está realizando una operación de limpieza étnica, que ya ha costado la vida a 50 000 civiles palestinos mientras que otros 100 000 han sido heridos.
• Ucrania, país cuya Constitución es explícitamente racista, ha sido escenario de 2 golpes de Estado (en 2004 y en 2014). Más tarde elegió un presidente, pero el mandato de ese presidente expira hoy, 21 de mayo de 2024. No hay elecciones convocadas y bajo el mandato de ese presidente 11 partidos políticos de oposición han sido prohibidos .

Durante las últimas semanas, la Unión Europea no avanzó ni un centímetro ante los acuerdos de libre comercio que había firmado en violación de sus propias reglas. Parece que sus dirigentes creen que basta con esperar que el problema desaparezca –en unos cuantos años los sectores agrícolas afectados habrán desaparecido.

Sin embargo, esa misma Unión Europea dice apoyar una solución para Palestina, mientras que por otro lado mantiene su ayuda al régimen, no democrático, del ucraniano Volodimir Zelenski.
• Sobre la primera cuestión, la Unión Europea parece impaciente de reconocer el Estado palestino como miembro pleno de la ONU. La UE precisa que no apoya el plan del enviado especial de la ONU, asesinado en 1949, el conde Folke Bernadotte, y que respalda, en cambio, el plan de la Comisión Especial presidida por el británico William Peel, o sea la «solución de los dos Estados» –según este plan no debería haber en Palestina un solo Estado binacional donde árabes y judíos tendrían los mismos derechos sino dos Estados separados.
• En cuanto a Ucrania, la Unión Europea se empeña en ignorar los Acuerdos de Minsk, avalados por la resolución 2202 del Consejo de Seguridad de la ONU, y la responsabilidad de proteger que implican esos acuerdos. En vez de reconocer que Rusia puso fin a la masacre contra la población rusoparlante del Donbass, la UE sigue acusando a Rusia de haber invadido Ucrania.

En el sector de la defensa y en política exterior, las posiciones de la Unión Europea son exactamente las del G7, en cuyas reuniones participa. No hay ningún asunto sobre el que la UE difiera en algo con el G7, o emita al menos una opinión levemente matizada. La Unión Europea está dotándose en este momento de una industria de fabricación de armas y está coordinando entre sí a todos sus países miembros para que estos garanticen un flujo permanente de armamento al gobierno de Kiev. Antes del año 2022, cuando se inició la operación militar especial rusa en Ucrania, la Unión Europea no se ocupaba de temas militares –por cierto, los Tratados europeos precisan que los asuntos militares no entran en el campo de acción de la UE y que la defensa del territorio de la Unión Europea no depende de los Estados miembros sino de la OTAN, aunque esa alianza bélica incluye países que no son miembros de la UE.

A pesar de ello, la OTAN emitía constantemente “normas de interoperabilidad” entre los ejércitos de sus miembros, normas que además transmitía a la Comisión Europea, que a su vez las hacía aprobar por el Parlamento Europeo. Esas normas se transcribían entonces y se incorporaban a las legislaciones nacionales de los 27 Estados miembros de la UE. De hecho, esas normas van desde la composición del chocolate (las raciones de combate de los soldados de la OTAN incluyen una barra de chocolate) hasta el ancho de las vías de circulación, para adaptarlas a las dimensiones de los tanques estadounidenses.

Así las cosas, la Comisión Europea no tuvo problemas para incluir entre sus prerrogativas las cuestiones vinculadas al armamento. Ya había hecho antes algo similar con los medicamentos, durante la epidemia de Covid-19. Obsérvese, por cierto, que la intervención de la Unión Europea en las cuestiones vinculadas a los medicamentos no demostró ser útil ante el Covid-19. Pero no era ese el objetivo que se buscaba sino hallar un pretexto para imponer a los países de la UE un ejercicio de movilización controlado desde Bruselas. Desde ese punto de vista, la Comisión Europea demostró ser capaz de apoderarse de una cuestión que no era parte de sus prerrogativas, llegando incluso a firmar contratos multimillonarios a nombre de sus Estados miembros, pero manteniendo en secreto importantes aspectos de sus negociaciones previas a la firma de dichos contratos.

Cuando la Unión Europea se haya convertido en un Estado único, la Comisión Europea tendrá que dar muestras de la misma habilidad, incluso de mucha más, porque sus 27 Estados habrán desaparecido, disueltos en la “caldera” de la UE, y las poblaciones de los países miembros ya no tendrán cómo oponerse a las decisiones de las instituciones europeas.

Después de esa fusión, el banquero Mario Draghi podría proceder tranquilamente a la implantación de «economías de escala». Por ejemplo, ¿para qué dilapidar dinero en embajadas para cada país miembro de la Unión Europea si todos pueden ser representados por la UE mediante una red única de embajadas “europeas”? Y, ya que estamos, también sería más “práctico” poner los privilegios de ciertos países miembros de la UE al servicio de la Unión: por ejemplo, el puesto y las prerrogativas de Francia como miembro permanente del Consejo de Seguridad quedarían a la disposición de la Unión Europea y el armamento nuclear de Francia quedaría bajo el control de la UE. Por cierto, los Estados neutros, como Austria, también se disolverían (desaparecerían) en el seno de la Unión.

Lo que se hace en el plano político también podría hacerse en el plano económico. Hace tiempo que Mario Draghi viene proponiendo reorganizar las economías de la UE según el modelo soviético, o sea, cada región (ya no se hablaría de “países”) tendría su propia especificidad. Concretamente, la ganadería quedaría en manos de Polonia, así que Países Bajos ya ha comenzado a deshacerse autoritariamente de sus campesinos.

ELIMINACIÓN DE LOS OBSTÁCULOS

El verdadero obstáculo a la instauración de un Estado único europeo sólo puede venir de los Estados miembros que se nieguen a desaparecer. Por consiguiente, ese obstáculo podría residir en el Consejo Europeo, en cuyo seno se reúnen los jefes de Estado y/o de gobierno de los diferentes países de la Unión Europea.

Dos puntos de vista diametralmente opuestos e inconciliables se  enfrentan en ese órgano de la UE. Y los dos extremos se hallan en la antigua Checoslovaquia:
 La actual República Checa está gobernada por el general Petr Pavel, quien fue presidente del Consejo Militar de la OTAN. Su programa es el del G7 (afirmación de un “mundo regido por reglas” [4], “contener” a Rusia, apoyar a los nacionalistas integristas ucranianos y preparar el enfrentamiento contra China).
 Eslovaquia, por el contrario, tiene como primer ministro –desde hace 6 meses– a Robert Fico. La alianza que apoya a Robert Fico ciertamente incluye algunos nostálgicos del sacerdote Josef Tizo, quien –bajo la protección de los nazis– estableció un régimen nacional-católico durante la Segunda Guerra Mundial. Pero la alianza que apoya a Fico se basa sobre todo en los antiguos partidarios de la independencia frente a la URSS que no comulgaban con Vaclav Havel, el agente de la CIA estadounidense que logró instalarse en el poder gracias a una revolución de color, la llamada «revolución de terciopelo». Robert Fico es un ex comunista que percibe la diferencia entre Rusia y la URSS, defiende un mundo organizado alrededor del Derecho Internacional (no las “reglas” del G7) y tomó posición a favor de la resolución 2202 del Consejo de Seguridad de la ONU, así que aprueba la intervención rusa en Ucrania. Fico es el único dirigente de un país miembro de la Unión Europea que mantiene claramente esa posición –el primer ministro húngaro, Viktor Orban, prefiere evitar ese tema.

Hace unos pocos días, pudimos ver cómo podría “resolverse” el problema. El 15 de mayo, un individuo dio 5 balazos a quemarropa al primer ministro eslovaco Robert Fico, quien fue inmediatamente evacuado por sus guardaespaldas (ver la foto al principio de este artículo). Gravemente herido, Robert Fico tuvo que ser operado 2 veces y ya su vida está fuera de peligro. Pero el debate que Fico planteaba, como primer ministro, en el seno del Consejo Europeo se ha visto detenido y no hay señales de que vaya a reanudarse.

La Historia de la Unión Europea ya está escrita, y no son los pueblos quienes lo han hecho. Lo más interesante de todo es que estamos descubriendo poco a poco por qué las instituciones de la UE han venido imponiendo reglas y actos que parecían carecer de sentido en el momento de su adopción. Es ahora cuando su sentido oculto va saliendo a la superficie.

El grotesco debate de los Spitzenkandidaten, en inglés y en un hemiciclo sin eurodiputados, habrá llenado su cometido: distraer a la opinión pública mientras que las decisiones siguen tomándose en la sombra. Y quienes se opongan al proyecto de Estado único serán eliminados.

16
Mai24

Acredita que a UE é o paraíso que não se pode questionar? Então passe adiante...

José Pacheco

Elección del Parlamento Europeo, una mascarada muy costosa

Las elecciones europeas no tiene otro objetivo que hacernos creer que la Unión Europea es una entidad democrática… sólo porque hace elecciones. Por supuesto, el Parlamento Europeo no cuenta con las mismas prerrogativas que los parlamentos nacionales. En realidad, no sirve prácticamente para nada y su única utilidad es esa… ser electo. Pero su mandatura costará 15 millones de euros, sin entrar a contabilizar lo que cuesta la elección misma.

 
DEUTSCH ΕΛΛΗΝΙΚΆ ENGLISH FRANÇAIS ITALIANO NEDERLANDS РУССКИЙ
 
 
 

La elección del nuevo Parlamento Europeo tendrá lugar del 6 al 9 de junio, según los Estados miembros. El poder del Parlamento Europeo es muy limitado: los eurodiputados sólo votan los proyectos de leyes ya redactados por la Comisión Europea. Desde que fue creada, la Comisión Europea es sólo la correa de transmisión de la OTAN en las instituciones europeas y se apoya simultáneamente en el Consejo Europeo –que reúne a los jefes de Estado y/o de gobierno de los países miembros de la UE– y en los dueños de empresas europeos (BusinessEurope). Los eurodiputados sólo pueden emitir resoluciones, aprobadas por mayoría simple, que expresan opiniones, opiniones que nadie lee y que nadie trata de convertir en acciones concretas. Dado el hecho que la mayoría de los eurodiputados son atlantistas, las opiniones expresadas en esas resoluciones reproducen la propaganda de la OTAN.

Tradicionalmente, las elecciones europeas sirven de válvula de escape para las tensiones existentes en los diferentes Estados miembros de la UE. Por esa razón, los gobiernos siempre temen lo que pueda pasar en esa consulta y favorecen una multiplicación de listas alternativas en los territorios de sus adversarios políticos. En Francia, país con leyes muy restrictivas sobre el financiamiento de las campañas políticas, el dinero que Estados Unidos y la presidencia de la República inyectan en esas campañas “europeas” proviene sobre todo de otros Estados –generalmente de países africanos– y de quienes imprimen la propaganda electoral de los candidatos. El resultado de esa estrategia es una impresionante multiplicación de la cantidad de listas –en Francia ya son 21… ¡y en Alemania se cuentan 35!

Las elecciones europeas se hacen siempre mediante la presentación de listas electorales por cada partido, pero cada país tiene su propio sistema de escrutinio. En la mayoría de los casos se trata de listas “cerradas” [1], como en Francia y Alemania. En otros países, como en Irlanda y en Malta, los puestos disponibles se disputan uno por uno, lo cual reduce el papel de los partidos. Otros países practican el sistema de listas “abiertas”, donde cada partido presenta una lista de candidatos, pero los electores pueden modificar el orden de los candidatos en la lista, como en Suecia y en Bélgica. En Luxemburgo, los electores pueden escoger candidatos en listas diferentes. Cada uno de esos sistemas tiene sus ventajas e inconvenientes, pero no miden lo mismo.

Los tratados sobre la creación de la Unión Europea preveían la creación de partidos “europeos”. Pero en la práctica no se han creado partidos de envergadura internacional… lo cual indica que no existe un “Pueblo europeo”.

Por consiguiente, en cada país miembro de la UE, se invita los partidos nacionales a reunirse en alianzas por tendencias, dentro de alianzas europeas que van a designar “su” candidato a la presidencia de la Comisión Europea. Y quien decide finalmente cuál de esos candidatos se convertirá en presidente de la Comisión Europea [el puesto que hoy ocupa la alemana Ursula von der Leyen] es el Consejo Europeo, conformado por los jefes de Estado y/o de gobierno de los diferentes países miembros de la Unión Europea.

Ese modo de elección indirecta se estableció en 2014. En la práctica, ya se sabía de antemano cuál era la “coalición” de mayor envergadura. Así que Jean-Claude Juncker, y después la señora Ursula von der Leyen, ya estaban designados… antes de que su coalición obtuviese una mayoría relativa.

La posible designación de Mario Draghi como próximo presidente de la Comisión Europea, significaría que la coalición que lo presenta ha cambiado de opinión a última hora. En principio, la designación había recaído nuevamente en la señora Ursula von der Leyen, pero el informe de Mario Draghi sobre la competitividad de las empresas europeas vino a modificar el panorama… e incluso los objetivos de la Comisión. En efecto, esta manipulación en la designación del candidato permitiría un brusco cambio en los temas de discusión: con vista a las elecciones se ha hablado de los resultados de la gestión de la señora von der Leyen a la cabeza de la Comisión Europea, pero el objetivo es ahora la federalización de la Unión Europea, en detrimento de la soberanía de los Estados miembros.

Este último tema es algo que escapa totalmente a la comprensión de los electores. Estos pueden pensar, con cierta lógica, que “en la unión está la fuerza”, pero ciertamente todavía no perciben lo que significaría para ellos la desaparición de las prerrogativas nacionales de los Estados, que sería de hecho la desaparición de los propios Estados. En este momento, la Unión Europea ya no es democrática. Pero el “Estado Europa” sería aún menos democrático.

La interrogante fundamental del momento, aunque nadie la menciona, es la siguiente: ¿Deben las poblaciones de los diferentes países miembros de la Unión Europea formar, sí o no, un Estado único, aunque hasta ahora no constituyen un solo Pueblo?

Dicho de otra manera: ¿Aceptarán esas poblaciones que les impongan decisiones tomadas por una mayoría de “regiones” (ya no se podría hablar de “países” ni de “Estados” miembros), con intereses y visiones diferentes a los de su propia “región”?

Esta problemática ya fue planteada explícitamente, en 1939, por el canciller alemán Adolf Hitler, quien pretendía crear una “Gran Alemania”, con todos los pueblos germanoparlantes, mientras que alrededor de esa “Gran Alemania” gravitaría una constelación de pequeños Estados europeos, creados cada uno para una etnia. Después de la caída del Reich, en 1946, el primer ministro británico, Winston Churchill, deseaba la creación de los “Estados Unidos de Europa” –entidad en la que sin embargo el Reino Unido se cuidaría mucho de participar [2]. El objetivo de Churchill era que el Reino Unido tuviese en Europa un solo interlocutor, que nunca llegaría a poder rivalizar con el poderío británico. Aquel proyecto tampoco llegó a realizarse, en su lugar apareció un “mercado común”, pero hoy la Unión Europea actual vuelve enfilarse hacia aquel rumbo.

En el plano económico, la Unión Europea se dirige hacia la especialización de cada uno de sus miembros en una actividad precisa. Por ejemplo, Alemania se dedicaría al sector automovilístico, Francia a los artículos de lujo y Polonia a la producción agrícola. Pero, ¿qué pensarían de eso los agricultores alemanes y franceses? ¿Qué pasaría cuando se viesen sacrificados, al igual que los cuadros y trabajadores de la industria automovilística polaca?

En cuanto a la política exterior y la defensa, la Unión Europea ya está aplicando la doctrina atlantista. O sea, la UE defiende las mismas posiciones que Washington y Londres. Pero esa línea sería impuesta a los pueblos de todos los miembros de la Unión, incluyendo a los húngaros, que hoy se niegan a convertirse en “antirrusos”, y a los españoles, que niegan su apoyo a los genocidas israelíes. Según los tratados, la OTAN es responsable de la defensa de la Unión Europea. Como presidente de Estados Unidos, Donald Trump exigía que los europeos asuman por entero el costo de esa defensa aumentando sus presupuestos militares hasta dedicarles al menos un 2% de su PIB, para que la defensa de los europeos no costara ni un centavo a los estadounidenses. Hasta el día de hoy sólo 8 de los 27 Estados miembros de la Unión Europea han cumplido esa exigencia de Washington, planteada a través de la OTAN. Si la UE se convirtiese en un solo Estado, ese deseo de Washington se convertiría en una obligación para todos los europeos. Para ciertos Estados, como Italia, España y Luxemburgo, eso implicaría una súbita reducción de los fondos disponibles para los programas sociales nacionales. Es poco probable que los pueblos afectados estén de acuerdo con eso.

Está, además, el caso particular de Francia, país miembro permanente del Consejo de Seguridad de la ONU y que dispone de la bomba atómica. Francia tendría que poner esas prerrogativas al servicio del Estado único europeo, abriendo así la posibilidad de que el Consejo Europeo las utilice en contra de las opiniones e intereses de los franceses. También parece difícil que la población interesada, en este caso los franceses, acepte tal cosa alegremente.

En todo caso, el Estado-Europa –téngase en cuenta que no estamos hablando del continente europeo sino de los países miembros de la Unión Europea– sería en realidad un imperio, aunque una parte de su territorio –el norte de Chipre– vive desde 1974 bajo la ocupación turca, lo cual no parece preocupar a la UE.

Ninguno de esos problemas es nuevo. Pero son esos problemas los que llevaron a que ciertos políticos, como el general Charles de Gaulle, aceptaran el “mercado común” mientras que rechazaban la “Europa federal”. Los dirigentes atlantistas europeos tienen todas esas cuestiones en mente, pero no sucede lo mismo con los pueblos que ellos supuestamente representan, así que esos dirigentes tratarán por todos los medios de ocultar esos problemas a los electores europeos en plena campaña electoral.

A esos problemas políticos se agrega otro, de naturaleza organizacional. La era industrial deja hoy su lugar a la era de la informática y de la inteligencia artificial. En lugar de las organizaciones verticales del inicio del siglo XX, hoy se imponen, tanto en la economía como en la política, las organizaciones horizontales en red. Por esa razón, el modelo vertical del futuro Estado-Europa ya es obsoleto en este momento, cuando ese Estado-Europa ni siquiera se ha instaurado aún. Todos los que conocen la enorme y pesada maquinaria administrativa característica de la Unión Europea ya han podido comprobar que esta no logra, a fin de cuentas, otra cosa que obstaculizar el crecimiento económico que supuestamente debería estimular. En este momento, la Unión Europea se ha quedado muy por detrás de China, de Rusia y de Estados Unidos. El proyecto federal en definitiva no sólo no le permitirá volver a levantarse sino que le hará perder todavía más terreno ante las potencias emergentes.

Podría pensarse que los partidarios del Estado-Europa deberían estar interesados en estimular la más amplia participación de las poblaciones para legitimar su proyecto. Pero ya puede verse que no es así, dado el hecho que en esta campaña electoral europea nadie habla del proyecto de federalización de la UE. Los dirigentes están dejando ese tema para después, para abordarlo cuando Mario Draghi ya haya sido entronizado. Y también están haciendo todo lo posible para destacar que la institución supranacional organiza elecciones –lo cual supuestamente bastaría para hacerla “democrática”–, pero a la vez tratan de garantizar que participe la menor cantidad posible de gente. La participación en todo el conjunto de la Unión Europea podría incluso quedarse por debajo de la mitad de los electores.

11
Mar24

A maioria votou mal

José Pacheco

1. As sondagens à boca das urnas dizem que a maioria dos eleitores votou para ficar pior. Se os resultados forem esses, fiquem tranquilos, a vossa vontade será satisfeita.

2. O PS quer liderar a oposição? Já tivemos o PS a liderar o governo e foi o que se viu. Muito obrigado, mas não parece boa ideia.
 
3. A maioria dos eleitores foi atrás do discurso televisivo? Pois foi, não é desculpa. Os eleitores têm de assumir a responsabilidade do seu voto.
 
4. O PM vai ser de Espinho. Será desta que as estradas de Espinho vão ficar sem buracos. Aquela "Santa Cruz" (EN109) vai deixar de ser cruz espinhosa? O Ventura vai para vice primeiro ministro? Tempos ótimos para a corrupção!
 
5. Nada de aumentos salariais e pensões, os lucros é para aumentar à vontade; nada de emprego seguro, a precariedade é que é boa, nada de controlo das rendas. Podem dormir na rua, nada de SNS, queres saúde, paga-a. Nisto votou a maioria dos eleitores. Se for como querem, assim será!
 
6. Claro, a maioria dos eleitores não votou em nada disto. Eu sei. Eles votaram exatamente para o contrário. Eu sei. O que significa que essa maioria de eleitores não sabe em que vota realmente.
 
7. Conclusão: pela decisão livre, consciente, informada e democrática da maioria dos eleitores, se mal estávamos, na mesma ou pior vamos ficar! É a democracia! Que maravilha, a maioria dos eleitores vota para ficar pior.
 
8. O PS sempre cumpriu a sua missão histórica, abrir completamente o caminho à direita. Um ajuste de contas com o 25A, de que o PS nunca gostou muito, 50 anos depois. O PS tinha tudo para governar bem, tudo. O seu adn é aldrabar os portugueses e governar pessimamente. Foi o que fez.
 
9. Quem ganhou? Os que já ganhavam, os lucros devem continuar a disparar. Quem perdeu? Os que já perdiam e muitos votam para perder, os trabalhadores - salários a rastejar, precariedade, horários infernais, os pensionistas, aumentos veem por um canudo, os jovens, emigrem...
 
10. Quem falhou aos trabalhadores e ao povo foram muitos trabalhadores e muito povo. Esses trabalhadores e esse povo têm de aprender que são eles em primeiro lugar que devem lutar por si e não dar o seu voto para o enriquecimento de outros.
 
11. E para os grunhos biologicamente jovens que foram atrás da cantilena, não, o amanhã não vos pertence. Vai pertencer a outros que vão ficar mais ricos. Vós continuareis a vegetar nos bairros sociais, na pobreza, nas condições familiares medonhas.
 
12. Portugal continuará a ser governado pelas diversas direções gerais da burocracia de UE e o ministério dos negócios estrangeiros continuará a ser dirigido pelo porteiro da Embaixada dos EUA, o embaixador nem precisa de se preocupar. Perspetivas brilhantes...
 
13. O Chega teve mais de um milhão de votos = as televisões, rádios, jornais, jornas e comentas que andaram com o Chega ao colo conseguiram mais de um milhão de votos. O seu ao seu dono.
 
14. Na AR eleita haverá mais deputados para servir as grandes fortunas e cobrir a corrupção e menos para defender os trabalhadores e a verdade.
 
15. O que se discute agora: quem irá para ministro infernizar a vida dos trabalhadores e do povo para encher mais o saco de dinheiro das grandes fortunas.
 
16. O Ventura quer tachos. E perseguição, muita perseguição. Não foi isso que disse no "discurso de vitória"? Soluções para os problemas do país não trouxe. Mas, deixou entender, vai procurar que daqui a um ano ou dois novas legislativas ocorram, para as ganhar....
 
17. O bipartidarismo morreu? Paz à sua alma! Alguma vez se haveria de lembrar de fazer algo de bom pelo país. Mas já disseram o mesmo quando Eanes lançou o Partido Renovador Democrático. Afinal quem morreu foi o PRD, com os seus dirigentes principais a procurarem refúgio no PSD.
 
 
 
 

Mais sobre mim

foto do autor

Subscrever por e-mail

A subscrição é anónima e gera, no máximo, um e-mail por dia.

Arquivo

  1. 2024
  2. J
  3. F
  4. M
  5. A
  6. M
  7. J
  8. J
  9. A
  10. S
  11. O
  12. N
  13. D
  14. 2023
  15. J
  16. F
  17. M
  18. A
  19. M
  20. J
  21. J
  22. A
  23. S
  24. O
  25. N
  26. D
  27. 2022
  28. J
  29. F
  30. M
  31. A
  32. M
  33. J
  34. J
  35. A
  36. S
  37. O
  38. N
  39. D
  40. 2021
  41. J
  42. F
  43. M
  44. A
  45. M
  46. J
  47. J
  48. A
  49. S
  50. O
  51. N
  52. D
  53. 2020
  54. J
  55. F
  56. M
  57. A
  58. M
  59. J
  60. J
  61. A
  62. S
  63. O
  64. N
  65. D
  66. 2019
  67. J
  68. F
  69. M
  70. A
  71. M
  72. J
  73. J
  74. A
  75. S
  76. O
  77. N
  78. D
  79. 2018
  80. J
  81. F
  82. M
  83. A
  84. M
  85. J
  86. J
  87. A
  88. S
  89. O
  90. N
  91. D
Em destaque no SAPO Blogs
pub